Que recuerdos tan agradables!!!! Lo atípico es que no son recuerdos de mi infancia sino de la de mis hijos. Cuando tenian tan solo dos y tres años nos trasladamos a nuestra nueva vivienda en un barrio llamado «Los Palomares». Contando el nuestro habia siete edificios de 2 plantas cada uno y el resto eran casas contruidas mucho antes. Un lugar nuevo, gente que no conoces aún, tod@s muy esparcid@s y separad@s por fincas aún sin construir pero muy tranquilo. Lo curioso del lugar es que los niños y digo niños porque la mayoria era abrumadora eran todos de más o menos la misma edad. Todos juntos al cole, juegos comunes por la tarde….

Pero lo mejor de este barrio era la armonia la buena vecindad que siempre se compartió. Todos los años en 23 de junio se organizaba la hoguera de San Juan. Pero no era algo espontáneo, no, se preparaba durante días. Los niños colaboraban transportando objetos, muebles, leña.. Era un trabajo comunitario, de equipo, una colaboración social. Se organizaban juegos pero nunca habia ganadores o vencidos, todos obtenian sus recompensas. Cada vecin@ preparaba una empanada, pinchos, pasteles, tarta… llevaba vino, sidra….. y todo esto se disponia en una gran mesa alrededor de la cual nos reuníamos todo el vecindario a celebrar ese día de la vecindad. Nuestro vecino Enrique amenizaba la velada con su música, tambien se unian otros con su acordeón o trompeta. Charlábamos hasta que el fuego se apagaba y nuestros hijos disfrutaban de esa noche tan larga con total libertad dentro de su barrio.

Los niños de «Los Palomares», esa generación que hoy en dia tienen entre 30 y 33 años han sido muy felices por esas fincas transformadas en campos de fútbol, de baseball, circuitos de Mountain Bike… Ellos todos tambien recuerdan esa etapa de su vida como muy feliz, buen entendimiento y la base de una fuerte amistad entre todos ellos.

¡¡¡VIVA LOS PALOMARES!!!